Joan Rubió, viticultor, volvió a casa para convertir en realidad un sueño: cuando la tierra despertara, él quería estar allí para escuchar y embotellar

Ir al artículo >>